Puente Ariza, Úbeda

El puente Ariza es una impresionante obra de ingeniería del renacimiento andaluz que salva el paso sobre las aguas del río Guadalimar.  Fue diseñado por el genial arquitecto Andrés de Vandelvira y financiado por el obispo de Jaén Diego de los Cobos y Molina en el siglo XVI.


Obra completa: obras públicas de España

Consta de cinco ojos formados por arcos de medio punto en fábrica de sillería finamente tallada. Éstos están dispuestos simétricamente entorno a un gran arco central de 36 metros de luz. Los dos arcos laterales aligeran la obra y parecen hacer la función de contrafuerte de los estribos. Los paramentos le otorgan un perfil de lomo de asno y en cuanto a su fábrica, se distinguen dos zonas: una está construida con sillares de talla fina y, la otra, con sillares con una talla más basta. Esta diferencia se debe a una remodelación llevada a cabo en el siglo XIX donde se suavizó la pendiente de los tableros del puente y permite distinguir el perfil original del actual.


Vista del puente aguas abajo
Arcos laterales
Arco central, 36 metros de luz
Arcos laterales
Arco central desde el estribo
Pasillo, posiblemente de inspección
Interior del pasaje
Pasaje desde el ojo de puente

En la remodelación citada en el párrafo anterior también se modificaron los tajamares. Originalmente disponía de tajamares triangulares aguas arriba y circulares aguas abajo. Actualmente dispone de dos con forma de proa de barco invertida en un lateral y los originales en el otro. Todos rematados por unos sombreretes en rampa hechos con cantos rodados. Esta falta de simetría le resta homogeneidad al conjunto. Originalmente el puente disponía de pretiles de obra y en la actualidad están compuestos por una valla de forja.


Tajamar con forma de proa invertida
Tajamares
Sombrerete del tajamar triangular
Sombrerete del tajamar circular
Pretil de forja
Pretil de forja

Al día de hoy (cuando hice las fotos) el puente presentaba un buen estado de conservación aunque se apreciaban pequeños desprendimientos y algunas deformaciones en la calzada.


Desprendimiento
Desprendimiento desde arriba

Junto al puente hay un monolito que en su día debió ser la peana de una cruz metálica en el que se puede leer la siguiente leyenda: D. LUIS MARTINEZ TORRES Y D. LUIS LOPEZ MARTINEZ, CAIDOS POR DIOS Y POR LA PATRIA EL 7 DE SEPTIEMBRE DE 1936.


Monolito junto al puente

Es increíble que teniendo semejante obra nos podamos permitir el lujo de abandonarla y mantenerla sumergida la mayor parte del año. Ahora que aún está en pié es más fácil desmontarlo y volverlo a montar en otro lugar. Según he leído, quieren dejarlo en la misma zona pero aguas arriba y está bien, hay que procurar mantener el patrimonio en el lugar en el que se creó pero también sería una buena idea trasladarlo a un lugar más visible y donde conservase la función para la que fue creado, algún sitio cerca de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.